El teleférico más antiguo y en funcionamiento del mundo se encuentra en Canadá, en las catarátas del Niagara y fue ideado por el inventor español Leonardo Torres Quevedo, por ello recibe el nombre de Spanish Aerocar.