Tras la Segunda Guerra Mundial, los prisioneros alemanes que estaban en Canadá no querían volver a sus tierras.