Durante la Segunda Guerra Mundial los británicos construyeron un centro de entrenamiento secreto para espías.