Canadá es un país de gente educada, muy educada. Y una vez más nos lo demuestran en una de las situaciones de más estrés que una persona pueda experimentar: salir de un avión lleno de pasajeros.