Grandes canadienses: Terry Fox

A lo largo de la historia podemos encontrar grandes personas que han nacido con el fin de ser recordadas por sus proezas. Existen miles de tipos de hazañas, pero la que nos atañe hoy son las que tienen un fin altruista y de ayuda a personas que realmente lo necesitan. Y es dentro de estas gestas donde encontramos a Terry Fox. Un canadiense que se le conoce poco fuera de Canadá pero que en su tierra natal fue una celebridad que cautivó el corazón de todo el país.

Terry Fox corriendo Canadá Red Leaf

Aunque Terry Fox no llegó a cumplir 23 años, lo que consiguió este joven quedó y quedará marcado en los libros de historia. Cuando tenía 18 años le diagnosticaron un tipo de cáncer de huesos lo que le provocó que perdiera su pierna derecha. Aunque muchos hubieran tirado la toalla, él siguió con sus actividades favoritas atletismo (con una pierna ortopédica) y baloncesto (en una silla de ruedas). Esta situación fue lo que hizo que decidiera preparar una carrera, la cual la hizo llamar Maratón de la Esperanza. ¿En qué consistía? Pues en, nada menos, que recorrer todo el país canadiense de costa a costa con el fin de recaudar dinero para la investigación del cáncer. A pesar que cuando comenzó la carrera (San Juan de Terranova) nadie le conocía y no hubo ninguna expectación, fue cuando llegó a Ontario cuando todos los medios hacían eco de su hazaña y todo el mundo daba su apoyo. Lamentablemente tras 143 días de carreras, el cáncer hizo que tuviera que detenerlo para los 9 meses fallecer debido al mismo.

A pesar que Terry Fox no pudiera llegar a su destino marcado, hizo que los ojos de todo el mundo se fijarán en él y consiguiera múltiples galardones: consideración de héroe nacional en Canadá, múltiples estatuas en todo el país y, lo más importante, hasta el 2012 siguió recaudando dinero para la lucha del cáncer llegando hasta la suma de 600 millones de dólares.

La vida de Terry Fox fue corta, pero su leyenda continúa recorriendo el territorio canadiense.

Estatua Terry Fox Canadá Red Leaf