Tronco de Navidad canadiense

La Navidad es ese momento del año en que te permites ese extra de dulce y salado, en general, comer un poco más de lo normal. Y no es porque tengamos más hambre o la ansiedad nos haga comer más, sino que todos los platos que se preparan suelen estar más elaborados y mucho más ricos. Cada país tiene un sin fin de platos típicos y Canadá no se queda atrás. Queremos traeros un postre que aunque no tenga su origen en Canadá si que es tradición comerlo, el tronco de navidad.

Este postre tiene muchos parecidos con el brazo de gitano, la masa es la misma, el modo de preparación es el mismo, solo cambia el relleno y la cubierta. Se prepara con bizcocho esponjoso y plano, se unta el relleno que quieras (crema, chocolate, mermelada...) y se enrolla hasta obtener un cilindro y se vuelve a untar con la mezcla que quieras por fuera. Luego se le decora o se le intenta asemejar a un tronco de madera, se hacen las estrías de un árbol, se decora los alrededores, todo esto para crear un trampantojo.

El origen de este postre tiene sus inicios, no en la comida, si no en la tradición de quemar un tronco de madera en el solsticio de invierno, el cual se presentaba con un ritual donde el tronco debía arder por 3 días. Fueron pasando los años y las chimeneas fueron "desapareciendo" por lo que la costumbre de quemar un tronco se convirtió en hacer un postre y comerlo (yo lo prefiero).

¿Lo habéis probado ya? Tiene buena pinta ¿no?

Etiquetas